Quid

El blog

Volver

El desafío moderno de comer sano

11/04/2018

0 comentarios

Diferentes tipologías de consumidores se han sentado en la mesa de Quid para contar sus sensaciones, y últimamente todos coinciden en algo: lo difícil que es comer sano en los tiempos que corren. Los componentes químicos están cada vez más presentes en su vida diaria, acompañando, entre otras cosas, a su alimentación. Cada día les resulta más complicado alimentarse sin aditivos, ni conservantes, ni otros añadidos que resultan poco beneficiosos para la salud.

Dietistas, doctores y expertos en nutrición son los nuevos referentes a la hora de distinguir “qué es sano y qué lo parece pero no lo es”.

Entre los problemas que nos enumeran, el más frecuente trata sobre la información. Si vivimos en una sociedad saturada de datos, ¿cómo es posible que sea tan complicado saber lo que de verdad compramos? La respuesta está en el packaging. En los últimos años han surgido más problemas que nunca relacionados con la alimentación -celiacos, intolerantes a la lactosa, alérgicos- y la normativa alimentaria ha ido imponiendo que se especifique la información para tratar estos problemas. Sin embargo, ha sido incapaz de imponer normas que reclamen veracidad absoluta en los reclamos de los productos.

A menudo pueden leer “natural”, “casero”, “sano”, y “bajo en grasas” en alimentos que no cumplen ninguna de estas características.

Al mirar con lupa el etiquetado comprueban que el azúcar, los conservantes, las grasas y la sal forman parte de multitud de alimentos que pasan por “saludables”. La historia se repite con artículos que se venden como integrales; en teoría son beneficiosos para llevar una dieta sana y ligera, en realidad son más perjudiciales que una fruta o verdura.

De hecho, productos poco recomendados para la salud se anuncian continuamente en los medios de comunicación como “productos ideales para el desayuno o la merienda, de los de toda la vida”. Todas aquellas personas que no lean sobre alimentación, que no acudan al médico para tratar temas alimenticios o no sean usuarias de las redes sociales y de sus noticias, están en riesgo de creer que consumir alimentos altos en azúcares ayudan a empezar mejor el día. Los datos corroboran que falta concienciación: el 37% de la población española padece obesidad.

Otro de los problemas que afrontan los consumidores es la distribución. Desde 2011 la agricultura ecológica en España se ha disparado y cada vez recluta a más compradores, empujando así a los supermercados a que incluyan en sus estanterías productos ecológicos. Sin embargo, la variedad que ofrecen sigue siendo escasa. Esto genera un efecto dominó, es decir, aquellos que quieren hacer una compra completa que sea ecológica y sostenible deben pasearse por diferentes establecimientos hasta poder completarla. Las ventas indican que los clientes aceptan pagar más a cambio de este tipo de productos y cada vez más adeptos optan por esta opción, entonces ¿por qué sigue sin ser integrada en los supermercados más frecuentados?

El tercer problema que se encuentran aquellos que aceptan el desafío de llevar una dieta saludable es el de comer fuera de su casa.

Gracias a la alerta social que se ha generado alrededor de la alimentación ha surgido una oleada de alternativas a los restaurantes de toda la vida. Para aquellos que optan por alternar e ir frecuentando a veces unos y a veces otros, se encuentran con que numerosos restaurantes tradicionales son incapaces de especificar cómo han cocinado sus platos. Preguntar si se ha utilizado aceite de oliva o de girasol, si la comida estaba preparada el día anterior o es fresca o si incluyen algún tipo de congelados en ese menú está casi mal visto, como si pedir información fuera una ofensa y no un derecho.

Existe una posible solución: educar nutricionalmente a la sociedad. Concienciar para que se lean las etiquetas, demostrar efectos secundarios de los hábitos nocivos y exigir que la industria esté a la altura del problema. Una sociedad educada es también una sociedad sana.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUID 2014. Todos los derechos reservados

Diseñada en Murcia por Drool Studio

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies